Sin categoría

Sacrificio diario (poema)

EMILIO BARRAZA DURÁN
PROFESOR DE CASTELLANO,
VIÑA DEL MAR

 

Todos los días hago una cruz

con el cepillo de dientes

y la máquina de afeitar

mientras miro mi rostro

sin tiempo

en el río profundo

del espejo.

Todos los días

el desodorante endulza

los salmos escritos en mi piel

y me leo en griego y en latín

antes de decir Buenos Días en español.

El enjuague bucal

no hace otra cosa que repetir

las lenguas sagradas

habladas en La Biblia.

la voz de Juan Bautista

retumba directamente

desde las cañerías

mientras me bautizo

yo mismo

en el nombre del padre que soy

y del hijo que tengo.

El Espíritu Santo

me cubre amorosamente

con colonia

para borrar el olor a pecado

de mis sueños profanos

de la noche anterior.

Preparo mi desayuno con las 30 monedas

que los fariseos me pagan

por traicionar

al Maestro que hay en mí.

Soy Profesor

todos los días enseño

con los brazos abiertos

y una corona de espinas

en la frente…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.