Ciencia, Juan Reyes

Ciencia Fáctica y SeudoCiencia o Falsa-Ciencia: ¡Para distinguir cuando nos están engañando con el lenguaje o vendiendo la pomada de la Seudo-Ciencia!

El proceso de investigación científica, como se nos enseña desde la enseñanza básica, consiste en que, ante un evento o hecho de la materia observado que no puede ser explicado por las leyes de la ciencia (fáctica1 o de hechos de la materia) consensuadas en ese momento, postulamos una hipótesis explicativa, que generalmente es planteada como una afirmación positiva sobre una relación causa-efecto que explique el fenómeno El resto del proceso científico consiste en diseñar formas de medir o acumular información que pruebe o mejor aún, desapruebe o falsee la hipótesis en cuestión. Sin duda los criterios que evalúan la calidad de la información obtenida en observaciones y mediciones son cruciales en Ciencia. Sin confiabilidad de la información es muy difícil aplicar el método científico. Sin embargo, como bien lo describe Mario Bunge en su libro “La Ciencia, su método y filosofía”1, en este punto podemos tomar dos caminos diferentes. El camino de la ciencia propiamente tal, consiste en estudiar el fenómeno desde distintos ángulos, NO con el fin de acumular evidencias que coincidan con la hipótesis, porque es una característica del ser humano relacionar eventos y tender a darles una relación causa-efecto2, sino a la espera que alguna observación o medición (confiable) no concuerde con la hipótesis planteada. Solo este proceso (de falsación) permite descartar hipótesis, y hace el proceso científicamente válido. Este hecho fue muy claramente estudiado y demostrado por Karl Popper en los años 1930’s.3.. De hecho, este autor claramente propuso, y es una condición implícitamente aceptada en el mundo científico, que las hipótesis que pueden ser estudiadas en forma científica deben llevar implícitas o explícitas la forma de cómo pueden ser probadas falsas o en otras palabras debe poder definirse qué mediciones y resultados probarían que la hipótesis es falsa, algo que de nuevo nos hace poner atención a cuan confiables deben ser los datos que obtienen los científicos o quienes quieren hablar de Ciencia. Estas hipótesis que se pueden probar falsas, y las hipótesis que no pueden ser probadas falsas distinguen el mundo de la Ciencia del de la Pseudo-Ciencia, respectivamente. Pongamos un ejemplo clásico, a mediados del siglo XIX se aceptaba en el mundo occidental que las enfermedades contagiosas eran producidas por “malos humores”. Pasteur, sin embargo, se planteó la existencia de organismos que no se podían ver a simple vista y propuso la hipótesis que las enfermedades contagiosas eran producto de la propagación de estos microorganismos entre personas o de fuentes que tuvieran microorganismos a personas4. Implícito en esta hipótesis, para que sea realmente una hipótesis científica, está la capacidad de tener métodos que permitan hacer experimentos y probar que es falsa. Sabiendo Pasteur que muchos de los microorganismos podían ser destruidos con ciertos tratamientos, su proposición llevaba implícita la manera de desaprobar su hipótesis. Si alguna enfermedad lograba propagarse aun cuando se tomaran todas las precauciones que destruyen microorganismos (nada de fácil en esa época, pero incluye elevada temperatura, filtros, temperatura de 60°C por media hora), la afirmación de Pasteur (o hipótesis) sería errónea. Todos sabemos que la hipótesis de Pasteur sobrevivió y sirvió para mejorar la calidad de vida de las personas por mucho tiempo. Pero también sabemos que su hipótesis o afirmación no eran correctas en términos generales sino particulares. Así es como se llegó a proponer la existencia de virus que podían pasar algunos de los filtros para microorganismos  sugeridos por Pasteur y desarrollado por Charles Chamberland5. Así es como avanza la ciencia. Haciendo caer ciertas hipótesis  (¡y haciendo a veces sufrir algunos egos!) y generando otras que a su vez podrían ser negadas a futuro. El conocimiento que aporta la Ciencia no es inmutable. Y, aunque sea para algunas personas atemorizante, los científicos abrazamos esa realidad incierta, pero funcionamos con verdades consensuadas que han sobrevivido las pruebas de hipótesis y prueba de sus predicciones. Las hipótesis científicas nunca se pueden probar válidas, siempre está abierta la opción de que se demuestre a futuro que no son válidas o sean parcialmente válidas.

 

¿Y cómo se hace Seudo-Ciencia? En realidad, no es tan difícil. Hay que plantear hipótesis que no haya ninguna manera de probar que son falsas. Por ejemplo, podríamos plantear la hipótesis: “Los fantasmas existen e interactúan con el mundo físico”. Como las propiedades de los fantasmas son el que no tienen propiedades físicas sino espirituales (inmateriales), nuestra afirmación o hipótesis no tiene forma de ser negada. ¿Qué evidencia se podría obtener para probar que no existen los fantasmas (en otras palabras, que vaya en contra de la hipótesis planteada)? Sin embargo, sí podemos acumular mucha información que sugiere que si existen. Podemos entrevistar a miles de personas que dirán que, como una vivencia personal, los han visto o percibido; o han tenido experiencias fantasmales. Incluso algunos pueden decir que inventaron formas de medir su paso por este mundo. Pero todo eso no indica la metodología que se tendría que usar para demostrar su no existencia. Eso es Seudo-Ciencia. Aunque entretenida, y a veces muy usada por ciertos medios de comunicación en matinales y otros programas, el conocimiento obtenido por ese camino, aunque talvez podría ser real (la ciencia no se pronuncia sobre eso, y esa zona del conocimiento humano pasa al área de las creencias), no tiene la solidez y fuerza que el obtenido usando el método científico.

Mientras más general y poco definida sea una hipótesis, más peligro hay que se acerque a ser seudocientífica. De hecho, como probablemente algunos de Uds. notaron, la hipótesis sobre los fantasmas no tiene ninguna relación causa-efecto que se pueda probar experimentalmente. Les sugiero ahora, como ejercicio, que analicen la siguiente hipótesis: “La disposición de los astros al nacer influyen sobre el destino y la vida de las personas”.

Dejándolos con esa hipótesis, que Uds. juzgarán si es científica o seudo-científica, solo les quiero hacer notar, para que no nos engañen con palabras y declaraciones, que una medición, una observación o en general cualquier evidencia o medición, no son “científicas”. Lo que es o no científico es el proceso completo de obtener información para probar hipótesis, algo que es, de acuerdo al método científico, si estas hipótesis pueden ser probadas falsas. Por lo tanto, darles a observaciones o mediciones, el carácter de evidencia “científica” e implicar que eso significa que es 100% confiable, es más que erróneo. Incluso si esas evidencias han sido obtenidas usando una metodología rigurosa. Pueden ser confiables, pero  es solo una parte de lo que constituye el proceso científico.

Así, si escuchan o leen de datos “científicos” cuando en realidad son datos u observaciones confiables (¿de acuerdo a qué criterio?), o cuando nos hablan o escriben de hipótesis científicas que no tienen relaciones causa-efecto o son tan vagas que no pueden ser probadas falsas, nos están tratando de condicionar psicológicamente para que aceptemos, usando la seriedad y confiabilidad que le damos al método científico para generar conocimiento, algo que de científico tiene nada. #ciencia; #seudociencia; #cientifico; #hipotesis; #Popper; #falsación

Juan G Reyes, Ph.D.

Profesor Titular

PUCV

 

1 Bunge, Mario. La ciencia: Su método y su filosofía, Editorial SudAmericana, Buenos Aires, 2001

2 Hume, David. Investigación sobre el conocimiento humano. Alianza Editorial Madrid, 1988

3Popper, Karl. Conocimiento Objetivo. Editorial Tecnos, Madrid, 1988

4Papp Desiderio. Ideas Revolucionarias en la Ciencia. Editorial Universitaria, Santiago, 1993

5Horzinek MC (1997) The birth of virology.  Antonie van Leeuwenhoek 71: 15–20.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.