Sin categoría

DECLARACION PUBLICA Octubre 2019

D E C L A R A C I Ó N  P Ú B L I C A

Acción de Convergencia Cívica, agrupación constituida por ciudadanas y ciudadanos con diversas miradas políticas e ideológicas, unidos por el pleno respeto a los Derechos Humanos y el sueño de un país más justo y equitativo, ante la multitudinaria, contundente y significativa manifestación de descontento de la inmensa mayoría del país, expresada a través de marchas y acciones mayoritariamente pacíficas en los últimos días, que no han excluido estallidos de aguda violencia, a las autoridades, organizaciones sociales y simples ciudadanos, declara:

  • La afirmación del presidente Sebastián Piñera de haber escuchado las exigencias ciudadanas relacionadas con cambios profundos en la política y la economía del país, que permitan poner fin por un lado a los privilegios que concentran la riqueza en poquísimas familias, y por el otro a las injusticias que agobian a parte importante de la población, nos parece positiva y esperanzadora si es que responde a una legítima convicción de cambiar la realidad socioeconómica que el país ha demostrado no aceptar más.
  • No es el momento para maniobras dilatorias tendientes sólo a bajar la indignación popular. La sinceridad del mandatario se pondrá a prueba en las próximas horas, evaluada por la profundidad del cambio ministerial anunciado el día 26/10, el cual deberá demostrar que no se trata de un cambio cosmético, sino fehacientemente de la incorporación al gobierno de personas que, más allá de la ideología del bloque gobernante, demuestren sensibilidad ante las causas que motivaron la crisis, y estén dispuestas a impulsar transformaciones reales al sistema político y económico que nos rige.
  • El presidente Piñera se equivocaría rotundamente si cree que las escasas medidas enunciadas tras el encuentro con los máximos dirigente de los partidos políticos que visitaron la Moneda, van a satisfacer a la mayoría movilizada del país. La denominada “agenda social” anunciada tras aquel encuentro, que apunta a problemas reales de distintos sectores de chilenos (aumento de pensión básica solidaria, aumento de ingreso mínimo, seguro de enfermedades catastróficas, etc.), es, sin embargo, absolutamente insuficiente y apenas roza las dramáticas carencias de los sectores más postergados.
  • El tiempo político que surja con la progresiva normalización del país debe mostrar un renovado discurso del gobierno, que actúe decididamente en el propósito de “emparejar la cancha”, a través de una agenda social legitimada por el diálogo con la ciudadanía, acogiendo las resoluciones democráticas que surjan del amplio debate que hoy espontáneamente brota en distintos sectores sociales. La multiplicación de cabildos, asambleas y diálogos de carácter cívico —aun sin ser parte de nuestra institucionalidad— constituye un valioso canal de expresión ciudadana, que permitirá recoger tanto las demandas de corto plazo (correcciones a leyes que estructuran la injusticia social), como aquellas visiones de largo plazo que permitan vislumbrar una sociedad más fraterna y cohesionada, liberada de la vergonzosa brecha social que hace a Chile uno de los diez países más desiguales del mundo.
  • Chile sí tendría motivos para enorgullecerse por su espíritu democrático si la clase política, incluido el gobierno, mostrara una digna humildad recogiendo y procesando este debate de la sociedad civil, asumiéndolo como un legítimo insumo para su discusión a través de los distintos órganos de nuestra institucionalidad política. Chile se hartó de la falta de empatía, de la actitud prepotente y sarcástica de tecnócratas, tanto en el gobierno como en el parlamento, que desprecian la naturaleza esencialmente humana de la política, reemplazándola por el manejo dogmático de “principios” económicos.
  • Rechazamos con fuerza los excesos cometidos por los militares contra la población civil, tanto como el terror desatado por sectores violentistas descolgados de la civilidad. La torpe “declaración de guerra” del presidente Piñera, exacerbó los ánimos de grupos encolerizados, que de no ser por la salida masiva, espontánea y pacífica de millones de ciudadanos a la calle, el estallido pudo haber tenido dimensiones trágicas inimaginables. El gobierno, al apelar a la institucionalidad armada —la negación del diálogo político—, deja como resultado hasta el momento 20 fallecidos, cientos de heridos y una larga lista de denuncias de atropellos a los derechos humanos de los manifestantes; lo más grave la acusación de torturas sexuales atribuidas a carabineros.
  • Es difícil pensar en un cambio profundo en la convivencia democrática de los distintos sectores del país, vastamente divididos por privilegios estructurales que favorecen al grupo más rico de la nación. La mayoría de los intentos de reformas políticas conocidos en los años anteriores para establecer reformas coadyuvantes a la reducción de la desigualdad, terminaron fracasando al ser declarados “inconstitucionales”. La Constitución que nos rige, pergeñada en dictadura y levemente modificada en 2005, defiende de manera casi inexpugnable el derecho de propiedad, sin considerar los intereses colectivos o comunitarios. Un caso dramático lo constituye hoy la propiedad de los derechos de uso del agua, otorgados en 1981 a privados de forma gratuita, ilimitada y a perpetuidad, hecho escandaloso que ha quedado en evidencia por la carencia de lluvias.
  • Por lo tanto, como institución parte de la sociedad civil, abogamos por una nueva Constitución, que abra paso a nuevas formas de convivencia democrática, basada en pilares esenciales como la ética en la política y en la economía, la equidad social, el respeto mutuo, la solidaridad y tolerancia entre sectores diversos y la institucionalización de canales para que nuestra democracia representativa avance a instancias de democracia más participativa, irrigando la esfera de la política con el aire fresco de la opinión ciudadana.

 

Viña del Mar, 27 de octubre de 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .