Sin categoría

Carta Abierta al Presidente Piñera

A MI PRESIDENTE  Sr. SEBASTIÁN PIÑERA ECHEÑIQUE

Si, don Sebastián, mi presidente porque la mayoría  de los ciudadanos  lo  eligió en un correcto y democrático acto público. Votaciones públicas y transparentes que son  nuestro orgullo, lo único que es confiable y ha perdurado hasta estos años de comprometida y manipulada democracia. Parte fundamental  de nuestra tradicional democracia, destacada  en el concierto de naciones, inmolada por grupos de chilenos con abyectos intereses en 1973.

Usted y yo somos pueblo, desde el momento que somos  ciudadanos. Lo respeto por ser persona, por ser  padre, por ser conciudadano, por su  interés por nuestro país. Por ser  Presidente  legítimo y constitucional, desde el momento que fue ungido por nuestro Congreso Pleno,  constituido por los únicos representantes que tienen  el poder de hacerlo en nuestra  República.

Hace algunos días lo escuché en televisión,  en relación al plebiscito. De repente “quedé lelo”, cuando se refirió a los “adversarios” por sus oponentes a su gestión y política de Gobierno,  y a algunos de su equipo con indesmentibles  antecedentes y relación con el gobierno dictatorial, de amargo recuerdo en la memoria colectiva del país.

Respetuosamente  creo  que está en un profundo y grave error en la concepción de pueblo, de nosotros los ciudadanos. Nunca hemos sido ni adversarios,  ni menos enemigos entre nosotros, salvo cuando sectores oligarcas nos llevaron  a dividirnos y a experimentar experiencias plagadas de violencia ciega, traumas dolorosos y  destructores de nuestra historia. Víctimas del atentado a nuestra democracia,  fallecieron un presidente y un expresidente, de la misma forma que hace 129, otro presidente se suicidara en aras del progreso material y su convicción del derecho a la educación de todos los hijos de esta patria.

La revolución de 1891 contra el brillante Gobierno de José Manuel  Balmaceda  dejó un saldo de más de 5.000 heridos y cerca de 4.000  muertos, todos ellos dispersos en campos de batalla. El más reciente, el golpe cívico-militar de 1973, sólo violencia unilateral  y desigual, con desaparecidos, torturados, fusilados. En ambos casos nos empujaron  a enfrentarnos entre nosotros, enarbolando intereses abyectos en lo económico, social y religioso. Sólo así lograron transformarnos en adversarios y enemigos.

De acuerdo con el Informe de la Comisión Valech II, más de 3.000 personas murieron o desaparecieron entre 1973 y 1990. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) de Chile, las víctimas de la dictadura superan las 40.000 personas. Y ¿ cuál fue la causa de esos  asesinatos? , aparentemente sólo la decisión mayoritaria de la  ciudadanía,  ratificada en su momento por el Congreso Pleno, de la  asunción a la Presidencia de un político que demostrara con su vida su convicción demócrata, Salvador Allende Gossens.  

Usted en cambio no tiene  adversarios entre  la ciudadanía. Tiene oponentes demócratas, oponentes a usted y al gobierno que dirige. Los millones de chilenos que se manifestaron en Octubre, no son adversarios de usted ni de nadie.  Es la voz cansada, dolida, decepcionada, angustiada de un pueblo que ni usted, ni los parlamentarios, ni los políticos, han querido escuchar durante largos años.

Ellos, transformados en creciente mayoría, son adversarios y enemigos de la violencia, ya sea masificada, policial o delictual. Somos, y me sumo porque soy de ellos, adversarios y enemigos de las dictaduras, de la pobreza, de la politiquería corrupta y lucrativa. Somos enemigos de todo tipo  de discriminación surgida del manual neoliberal: de la Educación, de la Salud y de la  Previsión  con fines de lucro. Seguiremos combatiendo la desigualdad social y denunciando la corrupción institucional. No aceptamos la depredación y apropiación de nuestras riquezas naturales. No renunciaremos a luchar por la soberanía de nuestros servicios básicos vitales. Nunca más seremos pasivos ante la desprotección del medio ambiente, del manejo del agua, de la riqueza de nuestro mar y de nuestros minerales.

Seremos adversarios del narcotráfico y denunciaremos el manejo de la Pandemia con las reglas del Neoliberalismo.  Ya no seremos neutrales , ante la sordera frente a las justas demandas de reconocimiento y dignidad de nuestros pueblos originarios.                                                                                    

Señor Presidente, usted ha debido enfrentar dos gravísimas crisis nacionales, ambas aún pendientes :  la Sanitaria y la Social, que  llegaron   a su cúspide de tensión entre octubre y noviembre. Sobre esta última , la social , algo se alcanzó a legislar,  pero quedó en espera por  la pandemia. Como ciudadano común y como médico,   veo que la insatisfacción perdura y que la tensión social va en aumento. Para resolverla debe confeccionarse una solución a nivel nacional, que sea ampliamente participativa, donde esté presente la ciudadanía para ser escuchada. No la violencia estatal de un nuevo ministro de preocupantes y no olvidados antecedentes.                                                                                           

Nuestros  únicos representantes, los parlamentarios, diputados y senadores, deberían terminar sus rencillas absurdas, que dan cuenta de lo alejados  que viven de la realidad, y abocarse a la búsqueda de soluciones para el pueblo noble que les dio su confianza en las urnas, dejando de lado viejos compromisos con quienes se han dedicado siempre a ”financiar” las campañas políticas. Diputados y senadores, “ representantes de la ciudadanía”,  debieran acercarse y conocer a las instituciones cívicas, vecinales, a las redes sociales, laborales, a los gremios, estudiantes, universidades,  colegios profesionales y otros.  En seguida, llevarle al  gobierno, a su gobierno, esas voces y realidades  tan poco escuchadas y visualizadas , para trabajar en conjunto la  solución a esas demandas tremendamente justas, que agobian a la  gran mayorías de nuestro país, demandas voceadas, cantadas y enarboladas en las anchas alamedas de la Patria.

Con mis respetos

Dr. Hernán Lillo Nilo 

(hernanlillonilo@gmail.com)

Valparaíso, octubre de 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .