Manifiesto

Muchos de nuestros políticos han venido desvalorizando la práctica de la política, ciencia y arte fundamental de entidades partidistas  que servían a la comunidad cuyo objetivo e interés esenciales eran el bien común.

Habían personajes que imponían respeto y admiración por su intelecto y su indudable vocación de servicio. Eran de todas las tendencias, coherentes con sus ideologías y acciones, que los hacían creíbles y que han hecho historia en nuestro país.

Algunos partidos políticos se han alejado  de sus ideologías tradicionales y de sus principios doctrinarios dominados por intereses de pequeños grupos de poder dentro de ellos. Estas élites partidarias se enquistan por prolongados períodos y sus bases no tienen la tribuna ni la participación que necesitan.

Muchos ciudadanos, algunos integrantes de estas colectividades, pero con un profundo compromiso social y vocación de servicio  en sus áreas de acción, dispuestos a jugarse por el bien común, por la mejor calidad de vida de los más, por la equidad y el fortalecimiento de la democracia, se ven frustrados y decepcionados de la gestión política de muchos actores de la vida pública y de otras autoridades no idóneas, en el  más amplio sentido de la palabra.

Para estos “personajes” parecería que somos ciudadanos de segunda categoría y nos valoran solamente en periodos claves, durante las costosas campañas eleccionarias, cuyo financiamiento ilegal ha quedado hoy desenmascarado.

Entonces  nos convocan. Somos un aporte valioso a tal o cual candidato o candidata, nos estimulan a participar y nuestros aportes y opiniones son valiosos. Mucho más nuestro voto. Escrutados estos y confirmados los resultados, volvemos a ser nuevamente ciudadanos de otra categoría.

Además, por lo general, en estos períodos  eleccionarios, es muy difícil acercarse a los candidatos para aportar nuestros conocimientos, nuestras experiencias y propuestas, ya que en su entorno surgen  verdaderos muros infranqueables formados por sus incondicionales, a cambio de futuros cargos o prebendas.

Sentimos ser personas con criterio y convicción social, portadores de un legado republicano,  agradecidos por lo entregado por este país, como es la educación cívica recibida, Es por ello creemos tener una deuda que pagar, para poder ser un aporte a la sociedad, creyendo que resulta valiosa nuestra educación y formación, aportando con nuestros conocimientos, experiencias y vivencias, formulando propuestas sin interés partidista.

Se percibe que los políticos se han alejado de la comunidad, que además ha perdido todo poder de expresión por la ausencia de organizaciones sindicales o gremiales con influencia, por el debilitamiento de los colegios profesionales (como fuente de aportes científicos y pensamiento técnico), por la poca participación de débiles Juntas de Vecinos u otras entidades sociales.

También sus propias bases políticas, sindicales, gremiales o sociales, en las que tienen escasa significación  imperando  el poder de algunos de sus dirigentes que se eternizan por prolongados períodos.

A todo esto se suman los casos de corrupción  que han aflorado y que afectan a autoridades de los Gobiernos, al Parlamento, a las Intendencias, a los Consejos Regionales, a las Alcaldías y a  los  Concejos  comunales.

Se agrega la falta de interés real por conocer y solucionar los problemas cotidianos que afectan a las clases más desposeídas, a los trabajadores y a la clase media.

Por estas razones, hemos pensado, junto a un grupo de ciudadanos de espíritus coincidentes, crear un  MOVIMIENTO DE ORDEN INDEPENDIENTE DENOMINÁNDOLO “ ACCIÓN DE CONVERGENCIA CÍVICA”, que transversalmente convoque a ciudadanos independientes o que discrepen de la conducción que hoy se ejerce en sus colectividades y cuyos valores, talentos y capacidades demostrados en sus áreas de acción, puedan  contribuir unidos, a recuperar la confianza en la Democracia, en sus instituciones representativas y con ello en las autoridades.

Llamamos, entonces, a los profesionales, técnicos, comerciantes, industriales, empresarios, cultores del deporte y/o del arte,  de la cultura, estudiantes  de reconocida vocación de servicio, con experiencia o jóvenes destacados por los mismos atributos, de distintas vocaciones políticas o miembros de diversas  instituciones religiosas,  filosóficas u otras.

Queremos intentar recuperar y fortalecer el poder cívico participativo, apoyar a los movimientos sociales, estudiantiles que irrumpieron en la vida cívica en los últimos años con dirigentes de gran proyección. Además apoyaremos las demandas de los trabajadores públicos y privados, de los colegios profesionales, de estudiantes y otras organizaciones sociales representativas.

.Este grupo de ciudadanos con comprobada vocación de servicio público, con comprobadas virtudes ciudadanas y destacados en sus quehaceres profesionales o laborales, pensamos que debemos reunirnos  para lograr una tribuna permanente donde hacernos escuchar y exponer nuestras inquietudes, nuestro aporte y proposiciones y nuestras críticas constructivas a los poderes vigentes sean estos autoridades o políticos.

 Pensamos incorporar en nuestra filosofía de acción el ejemplo de la grandes instituciones, como son  algunas entidades de servicio público, tales como son los Bomberos, las entidades de servicio cristiano o de voluntariado, donde impera la más amplia tolerancia, respeto por el pensamiento de cada uno y donde están unidos, con ninguna diferencia, por una elevada  motivación como es el BIEN COMÚN.

 Intentamos recuperar o potenciar el poder cívico que en el pasado fue el gran impulso para el desarrollo de nuestro país en su democracia participativa y republicana.

En el ámbito político necesitamos nuevos Jorge Grove, Guillermo Winter, Gustavo Lorca, Leopoldo Zuljevic, Gustavo Fricke, Armando Barrientos, Juan Andueza, Gustavo Cardemil, Jorge Kaplán, Beltrán Urenda, Juan Montedónico, Oscar Marín, Raúl Páez, entre otras figuras señeras  de nuestra región, ya desaparecidas pero cuyo recuerdo y ejemplo perduran.

En el actual devenir, buscamos a ciudadanos lealmente críticos de sus entidades políticas,  a valiosos ciudadanos de pensamiento independiente para que cumplan honestamente con su importante rol, fortaleciendo la Democracia, la Libertad, y la Equidad.

Esperamos vuestra participación e integración a este esfuerzo por la Democracia, la Política, y el País.

        

ACCIÓN DE CONVERGENCIA CÍVICA.

 

 

Anuncios